DIAGNOSTICO

Es una iniciativa que surge por la historia de una Golden Retriever #Nala, con dicho nombre, que González rescató con una amiga en Guarenas.Gracias a la comunidad digital y su función multiplicadora, el destino de Nala se limitó a la amputación de una de sus patas traseras –consecuencia de una fuerte miasis– y, su considerada discapacidad, fue el empuje que necesitó su nueva dueña para emprender esta labor social sin fines de lucro que construye sillas de rueda con precios accesibles para los venezolanos.