Sillas artesanales para perros y gatos

Sillas de ruedas para todos Cinco de las mascotas de González usan sillas de ruedas. Las primeras las compró en otros países por precios que oscilaban los 600 dólares. En vista de que muchas personas le consultaban cómo podían adquirir los aparatos y el costo los apartaba de la idea rápidamente, la rescatista decidió hacer su propia línea al alcance de todos. En abril de 2014 creó la primera y ya cuenta con alrededor de 100 hechas. “Use las sillas que había comprado como modelos”, comenta González y explica que lo necesario para armar una (además de las medidas el animal) son ruedas de coche, bicicletas o carritos de mercado, tubos de metal o de PVC, tornillos, tuercas, hebillas, reata, manguera, aislante de goma para aires acondicionados, remaches, en algunos casos fibra de vidrio, soldadura o pegamento y pintura. Quienes estén interesados, pueden solicitársela al Proyecto a través del correo proyectonala@gmail.com, donde se le indicará los requisitos mínimos; o pueden hacerlas por si mismos siguiendo los tutoriales que han subido en su canal de Youtube Proyecto Nala. No obstante, la iniciativa busca expandirse hasta abarcar también las prótesis para animales. “Hace 23 años hice una prótesis en anime para una amiga que acababa de perder parte de su pierna. Con ella tuve acceso a un taller de prótesis muy por encima, pero me bastó para hoy atreverme hacer una de verdad para un perro”.